Entrevista exitosa
Llegar al proceso de entrevistas es un logro en sí mismo. Quiere decir que tu CV te ha destacado ya como un serio candidato. Habiendo convencido al entrevistador a partir del papel (tu CV) de que estás capacitado para realizar el trabajo, ahora tenés la oportunidad de demostrar tu pertenencia al puesto en una entrevista cara a cara.

No consideres a la entrevista como un examen. No estás ahí simplemente para responder preguntas; estás ahí para discutir tu rol con el entrevistador y explorar la extensión a la cual tus habilidades y aspiraciones se adecuan al puesto a cubrir. Tus competencias son importantes pero también tu compatibilidad. El entrevistador necesita averiguar si sos el perfil de la empresa cliente, y vos necesitás saber si la propuesta está bien para vos.

Preparándose para la entrevista
Tu éxito va a depender en gran medida de la calidad de tu preparación, de la empresa, del puesto a cubrir y del tipo de temas que se van a discutir. En caso de que ya sepas la empresa para la cual es la búsqueda, recordá que la mayoría de las empresas están muy orgullosas de sus logros y deberías demostrar conocimiento de ellos. Buscá la mayor cantidad de información posible sobre la empresa. Cuál es el negocio en el que están; cuántos empleados tienen; cuál es su misión y filosofía; cuál es la facturación y resultados; qué productos o servicios tienen; las últimas noticias de la empresa (idealmente podés buscar toda esta información en Internet, a través de buscadores.) También de conocer la empresa y si ésta posee un sitio en internet, navegalo todo y estudialo bien ya que es generalmente adonde se encuentra la información más actualizada.

Formulá preguntas para el entrevistador Analizá la descripción del puesto a cubrir y prepará una lista de preguntas que podrías hacer. Por ejemplo:

  • ¿Cuál es la (sin "primera", es redundante) prioridad en mi puesto de trabajo, si me otorgan la posición?
  • ¿Qué capacitación y posibilidades de promoción / efectivización existen?
  • ¿Cuál es la razón por la cual existe el puesto de trabajo a cubrir?
  • ¿Quién sería mi reporte directo (jefe jerárquico)?

Naturalmente muchas de estas preguntas pueden responderse incluso sin haberlas realizado, pero si estás preparado por adelantado te vas a asegurar de conseguir la información que querés y demostrar el interés que se espera para el puesto a cubrir.

Anticipá algunas preguntas típicas de entrevista

A partir de tu CV y la descripción del puesto a cubrir seguramente vas a poder anticipar muchas de las preguntas que el entrevistador te puede hacer. Nuevamente ponete en los pies del entrevistador. ¿Qué puede estar buscando? Preguntas típicas serían:

  • ¿Qué calificaciones o experiencia tenés que podría trasladarse en un éxito para esta empresa?
  • ¿Qué trabajos has disfrutado más? Cuáles son los que menos? Por qué?
  • ¿Qué cosas hiciste que hayan demostrado iniciativa? ¿Contame qué éxitos o logros tenés de tus experiencias anteriores? (Acá te están preguntando a un nivel muy amplio... no importa por más mínima que sea, cualquier logro / éxito es muy bueno!
  • ¿Por qué querés cubrir vos esta posición?
  • ¿Qué es importante para vos en el trabajo?

También es importante que identifiques todo ámbito o área que pueda generar problemas para vos y asegurate que tenés una respuesta con la cual quedás tranquilo al contestar. Tu habilidad para dar respuestas breves, enfocadas y seguras a preguntas delicadas van a fortalecer tu potencial de éxito.

¿Qué llevar a la entrevista?
Deberías siempre llevar una copia de tu CV, certificados especiales en caso de un puesto que requiera una matriculación específica y en lo posible un listado de referencias. Llevá siempre todo en un bolso / maletín o carpeta de mano, si no vas a aparentar ser una persona desorganizada.
Generando una buena "primera impresión"
Te guste o no, tu apariencia influye en el análisis del entrevistador en cuanto a tu adecuación al puesto de trabajo. Vestir en forma prolija y en condiciones de aseo adecuadas es un buen comienzo. Ante la duda, siempre vestí de una manera más elegante, más formal.

Asegurate de llegar antes de la hora de la entrevista. Planeá todos los viajes con la idea de cómo mínimo estar 15 minutos antes en el peor de los casos. De esta manera vas a tener tiempo de recapitular tus ideas y posiblemente leer noticias sobre la empresa que puedan estar disponible en la recepción. Recordá siempre ser amable con recepcionistas y cualquier otro empleado que encuentres: ellos muchas veces son consultados sobre las impresiones que les causaste.

Durante la entrevista
Tomá en cuenta que más allá de la experiencia que tenga, el entrevistador podría estar tan nervioso como vos: él / ella está buscando a la mejor persona para el puesto. Si él / ella lo consigue, la empresa va a prosperar; en caso de que no sea así, la empresa va a sufrir. Tu objetivo es impresionar al entrevistador proyectando una imagen seria y demostrando tu capacidad para el puesto a cubrir.

Encontrate con el entrevistador con una sonrisa y siempre da la mano en forma firme (ni fuerte ni suave). Esperá que se te ofrezca un lugar / asiento antes de sentarte. Asegurate de estar en contacto con tu lenguaje corporal: sentate derecho, mantené un contacto visual "ojo a ojo", evitá jugar con elementos sobre la mesa o que hayas traído o incluso mover los dedos, golpear la mesa, mover las piernas, etc. En función a nuestras investigaciones, el entrevistador va a decidir en sólo cuatro a nueve minutos si te va a considerar para el puesto de trabajo, por lo que generar una buena primera impresión es vital.

Demostrá un real interés en el trabajo. Hablá en forma clara y con confianza.
Asegurate que todo lo que digas esté basado en hecho reales y es sincero. Durante la entrevista, tomá en cuenta lo siguiente: concentrate y escuchá muy cuidadosamente las preguntas. Si no estás seguro exactamente qué te están preguntando no digas "Podrías repetir la pregunta?" Esto podría generar la impresión al entrevistador de que no estuviste prestando atención. Lo que sugerimos es que refrasees la pregunta y preguntes al entrevistador en forma (sin "de") que clarifque, pe: "Ud. quiso decir que.... ".

Evitá responder con un simple sí o no, salvo que la pregunta haya sido para esa respuesta. Sostené tus respuestas con información relevante de tu experiencia y relacioná todo lo que digas con el puesto de trabajo al cual estás aplicando:

  • No hables en forma negativa de otras personas o empresas: demuestra falta de profesionalismo y/o seriedad.
  • Quedate tranquilo. Mantené una actitud positiva durante toda la entrevista, hablá con energía y entusiasmo, y sentite libre de pausar cuando estás pensando sobre cuál es la respuesta más adecuada.
  • Mantené tus respuestas relevantes al punto en cuestión.

Un buen entrevistador va a hacer algo más que descubrir tu competencia: va a explorar tu compatibilidad con la empresa - tu actitud, creencias, personalidad, capacidad de respuesta ante la presión (resiliencia), etc. Con este fin, el entrevistador puede realizar preguntas potencialmente provocativas o difíciles. "Por qué no ha conseguido un nuevo puesto de trabajo hasta esta fecha? ¿Qué pensás de tu actual jefe? ¿No creés que estás un poco sobre-calificado / sub-calificado para este puesto de trabajo? ¿Por qué debería emplearte si puedo conseguir una persona dentro de la organización para realizar el trabajo? ¿Cuál fue tu principal error en tu experiencia laboral?

Idealmente vos te habías preparado para preguntas difíciles relacionadas a tu experiencia y capacidades. Si te hacen una pregunta inesperada, pausate y pensá antes de dar una respuesta. Siempre ofrecé una respuesta positiva que se relacione nuevamente al puesto al cual estás aplicando. Por ejemplo: ¿Si estoy sobre-calificado? Yo creo que no. Empresas fuertes necesitan personas fuertes, y yo considero que empresas vigorosas que crecen como ésta podrán hacer uso de lo mejor de mis capacidades y experiencia. Por eso he aplicado para este puesto de trabajo.

Generalmente el entrevistador te va a preguntar si tenés preguntas. La peor respuesta de tu parte es: "Podrías decirme más sobre el puesto de trabajo...?" Tenés que ser lo más específico que puedas y hacer preguntas que todavía no fueron hechas.


Por ejemplo:
  • ¿Cuáles podrían ser mis primeras tareas?
  • ¿Cuáles son los desafíos más grandes para este puesto de trabajo?
  • Entiendo que la empresa está entrando al mercado de cuidado de la salud.
  • ¿Podría esto generar algún impacto en mi puesto de trabajo?

Al final de la entrevista, preguntale al entrevistador, si sabe cuándo va a tomar la decisión final y si necesita alguna aclaración adicional sobre tu experiencia.

Saliendo de la entrevista...
No bajes tu guardia todavía. Vos necesitás que tu entrevistador te recuerde en forma positiva, por lo que deberías agradecerle por su tiempo y consideración y decirle que disfrutaste el haber hablado sobre la posibilidad con él/ella. Es importante que dejes en claro que realmente estás interesado en trabajar, porque lo más probable es que el puesto vaya al candidato con mayor interés.

Finalmente decile al entrevistador que deseás volver a verlo/a, dale la mano y sentite tranquilo ya de retirarte...

Después de la entrevista
Decile ni bien puedas al consultor de Adecco (si la entrevista no fue con él/ella) qué pensás de la entrevista / cómo sentís que te fue. Tomá nota de cualquier pregunta difícil con la cual te hayas encontrado y qué aprendiste de eso.

Test Orientacion Profesional - Redacta tu Curriculum - Consulta Ofertas de Empleo

    Inscríbete a la mayor bolsa de Empleo:

 

Free counter and web stats